Libertad VCF, asociación de socios y aficionados del Valencia C.F. alza su voz contra cualquier acto racista y apoya incondicionalmente a los futbolistas y el cuerpo técnico del Valencia C.F. que hoy han tenido la valentía, coraje y fuerza para denunciar una actitud que debe ser erradicada de nuestra sociedad, y de nuestros campos de fútbol, sin paliativos.

También lamentamos que los protocolos establecidos por LaLiga, responsable de evitar abusos y agresiones en su competición, para situaciones como la ocurrida esta tarde en el estadio Ramón de Carranza, no se muestren efectivos persiguiendo con la suficiente contundencia y claridad estas actitudes. Nos resulta cuanto menos curioso que podamos revisar múltiples tomas de cualquier lance insignificante de un partido y de la probable agresión racista de esta tarde no se haya podido visionar ninguna.

El resultado ha sido que el agredido, Moucktar Diahkaby, no ha podido continuar en el terreno de juego tras el incidente, y sin embargo, se ha protegido al agresor que no ha sufrido sanción alguna, incorporándose en la reanudación. Es por ello que entendemos que el árbitro ha incumplido una de sus principales labores, la de hacer imperar la justicia y sancionar las agresiones en el terreno de juego. También la Federación Española de Fútbol tiene importantes responsabilidades en este hecho.

Somos conscientes de la dificultad que supone gestionar situaciones como la ocurrida pero tenemos la certeza que a una dirección del Valencia C.F., opuesta con firmeza y sin dudas a actitudes racistas y sensible a la sociedad donde ejerce su actividad, no le habría temblado el pulso para aguantar la posición de frontal rechazo al racismo pese a las presiones que hayan podido recibir, durante los minutos que el equipo ha permanecido retirado del partido, de responsables de la organización amenazando con posibles sanciones disciplinarias. Del mismo modo, deberían emplearse con toda dureza en denunciar estas presiones que van encaminadas a ocultar y justificar las actitudes racistas.

Por último, queremos hacer una llamada a todos los aficionados. Nuestros jugadores hoy nos han demostrado que los actos individuales y concretos son la llama necesaria para derrumbar las injusticias que aún hoy persisten en nuestra sociedad. Hoy hemos podido sentirnos orgullosos de ellos de una forma más valiosa que la de una bonita jugada o un gol apoteósico. Hoy el valencianismo se siente orgulloso de los jugadores que defienden su escudo porque, ellos si, saben que el Valencia C.F. es en esencia valores, historia y sentimiento. Luchemos por un Valencia C.F. de valores. Luchemos por una sociedad de valores.

Amunt!

El equipo de Libertad VCF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *