La frase “we want Kroenke out” (queremos a Kroenke fuera) resonaba en los aledaños del Emirates Stadium en la tarde del viernes pero, ¿quiénes son los Kroenke y cómo han llegado a tener el 100% de la propiedad del Arsenal?. Stan Kroenke es un empresario estadounidense propietario de Kroenke Sports & Entertainment (KSE), empresa propietaria de varios equipos como Los Angeles Rams de NFL, los Denver Nuggets de NBA, Colorado Avalanche de NHL o Colorado Rapids de MLS.

Stan Kroenke comenzó su relación con el Arsenal en febrero de 2007, cuando el club firmó un acuerdo de marketing con KSE para aumentar la presencia del club en el mercado estadounidense. Unos meses más tarde compró sus primeras acciones del Arsenal, adquiriendo un 9.9% que pertenecía a la cadena de televisión ITV y posteriormente, en 2008, entró a formar parte de la junta. Desde que asumió ese puesto como director, Kroenke ha recibido un salario base de al menos £25,000 por año.

En 2009 aumentó su participación en el club hasta un 29.9%, al lmite del 30% que le obligaba a realizar una oferta por el resto de acciones restantes. Comenzó así una guerra con Alisher Usmanov, quien tenía un porcentaje similar a acciones a Kroenke y tenía interés en hacerse con la mayoría de acciones del club. En 2011, Kroenke dió un paso más, adquiriendo los paquetes accionariales de Danny Fiszman y Lady Bracewell-Smith que sumaban un 32% de las acciones del Arsenal. Kroenke se hacía con el 62% del Arsenal y la mayoría que le permitía tener control sobre el club.

A finales de 2013, su hijo Josh Kroenke también entro a formar parte de la junta, con su correspondiente salario. Estos no son los únicos ingresos que percibieron del Arsenal durante esos años. Durante las temporadas 2013-2014 y 2014-2015, el club inglés pagó una cifra anual de tres millones de libras a KSE en concepto de servicios estratégicos y de asesoramiento.

La guerra entre Usmanov y Kroenke finalizó el 2018, cuando el empresario ruso aceptó vender su 30.05% de participación en el club a Kroenke por 550 millones de libras. Al superar el 90% de la propiedad del club, Kroenke tenía la opción legal de obligar al resto de accionistas a vender sus acciones, opción que anunció que ejercería, así como la intención de sacar al club de la bolsa y reestructurar el club como una empresa privada de su propiedad, algo que fue muy criticado por el Arsenal Supporters Trust, que describió el anuncio como un día terrible para el Arsenal club de fútbol.

Tras la compra de las acciones restantes a través de esa opción legal, se constituyó Arsenal Holdings Limited, 100% propiedad de KSE UK Inc., a su vez propiedad al 100% de Stanley Kroenke. Arsenal Holdings es propiedad de 19 empresas entre otras The Arsenal Football Club plc, Arsenal Women Football Club Limited, Arsenal (Emirates Stadium) Limited o Highbury Holdings Limited.

Según las últimas informaciones de mediados de 2020, la deuda del Arsenal se situaba en casi 280 millones de libras, pero el pasado mes de julio se anunció que 144 millones de esa deuda se habían refinanciado con otro préstamo solicitado por KSE UK Inc., lo que provocaría un aumento de la deuda de alrededor de 40 millones de libras, más los intereses a KSE UK Inc por el nuevo préstamo, una cantidad que se desconoce por el momento.

Desde su entrada en el club, los aficionados del Arsenal le han apodado ´Silent Stan´, ya que apenas se le ha visto en partidos o en participaciones en los medios del club. Pese a su compromiso de interactuar personalmente con los seguidores, nunca ha participado en ninguna de las reuniones con aficionados y en varias ocasiones se le ha acusado de tener poco interés en el club. En los últimos años, parte de la afición del Arsenal ha expresado su descontento por la gestión de Kroenke y el tener un equipo cada vez menos competitivo, acusando al estadounidense de centrarse exclusivamente en la parte comercial (sus abonos siempre están entre los más caros de la Premier League) y abandonar el plano deportivo, definiendo a Kroenke como un inversor, más que el propietario.

Cuando el club anunció que formaba parte de los clubes fundadores de la Superliga, la gran mayoría de los aficionados condenaron esta acción, criticando formar parte de una competición no basada en el mérito deportivo y el equilibrio competitivo. El hashtag #KroenkeOut se volvió viral en Twitter con el apoyo de una leyenda del club como Ian Wright y los aficionados comenzaron a organizar una protesta para el viernes 23, horas antes del encuentro frente al Everton.

Pese al anuncio por parte del Arsenal de su desvinculación de la Superliga, anuncio con polémica al ser firmada por ´The Arsenal Board´ y no por el propietario, los aficionados continuaron con su intención de realizar la protesta, cansados de la sitación del club. Sin embargo, desde Arsenal Supporters Trust iban más allá, haciendo hincapié en que no se trate de reemplazar a Kroenke y cambiar un mal por otro, sino que se necesitan nuevos modelos donde los aficionados tengan más voz.

Probablemente intentando apaciguar los ánimos, Josh Kroenke participó en el Arsenal Fans´ Forum que se celebró un día antes de la concentración, indicando que KSE no tiene intención de vender el Arsenal y acusando a la situación por la pandemia de la falta de acercamiento con los aficionados, pese a que es algo que se lleva solicitando a la propiedad desde su llegada al club. La buena noticia es que confirmó que cualquier gasto derivado de la inscripción y posterior retirada de la Superliga lo sufragaría KSE.

Pese a estas acciones, unos 3000 aficionados del Arsenal se congregaron desde las seis de la tarde del viernes en los aledaños del Emirates portados con diferentes pancartas en contra de la gestión del club e incluso alguna acordándose de Florentino Pérez, presidente de la Superliga. Se sumaban los cánticos de apoyo al Arsenal y pidiendo la salida de Kroenke, así como bengalas, por momentos recordando las previas de partido que llevamos sin disfrutar desde hace tantos meses.

El Primer Ministro, Boris Johnson, tuvo una reunión dos días después del anuncio de la Superliga con diferentes asociaciones de aficionados, que le trasladaron su preocupación por el anuncio de esta competición. Johnson prometió una revisión del modelo de propiedad de los clubes de fútbol ingleses, revisión que ya ha sido anunciada formalmente como una revisión encabezada por aficionados y que promete evaluar la necesidad de un regulador independiente, así como el vinculo de los clubes con la afición y la comunidad. También analizará si los test que se hacen a Propietarios y Directores antes de tomar posesión son adecuados, el flujo de dinero a través de la pirámide del fútbol inglés y si las finanzas de los clubes deberían examinarse de manera más regular.

AUTORA: PATRICIA GONZÁLEZ MUÑIZ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *