Lo vemos en muchas películas. Necesitamos un superhéroe que nos libre del villano. Los de las películas suelen llevar máscara y capa y los hay de todos los colores con poderes variopintos: corren rápido, tiran de todo (hielo, fuego, rayos, piedras y hasta telarañas)… Y hay uno, sobre todos, que nos podría valer: el icónico Batman. Pero es que no recuerdo qué poderes le adornan. Le recuerdo un “poquet figamolla y sang d’orxata” y, además, no es de carne y hueso. Definitivamente Batman no nos vale.

De carne y hueso ha existido William Wallace, que ya por entonces coreaba nuestro nombre por las tierras de Escocia en sus batallas contra Inglaterra “Libertaaaaad”; otros más exóticos como Toyotomi Hideyoshi, hijo de un simple campesino, que comenzó su carrera militar desempeñando tareas de poca importancia. Siendo la más conocida y célebre la de portador personal de las sandalias de su señor feudal. Y que llegó a unificar Japón, acabando así con las guerras intestinas del Japón feudal. También Patrice Lumumba héroe congoleño que consiguió la independencia de Bélgica, que en los actos conmemorativos de la independencia, en el Palacio de La Nación en LeopoldVille (la capital del Congo), y estando presente el Rey Balduino de Bélgica; pronunció un discurso denunciando todas las aberraciones a las que había sometido a su país. Este discurso, conocido por el discurso de la independencia congolesa, se considera un momento histórico en la independencia del Congo.

Andaba yo con estas tribulaciones, cuando recordé nuestro héroe valenciano, que lo tenemos. Que no tenemos que irnos tan lejos, ni pedir ayuda a Donald Trump (por mucho que lo hayamos visto enfrentarse a los asiáticos). Y lo tenemos, precisamente, para demostrar que el “meninfotisme” es un cuento chino.

Estoy hablando ni más ni menos que de FRANCESC DE VINATEA, que tenemos su escultura ahí, en la Plaça del Ajuntament. “Míralo, qué bonico está”.

Allá por el año 1330 el Rey Alfonso el Magnánimo, casado con Leonor de Castilla, había decidido dividir el Reino de Valencia para satisfacer a su esposa. Entregando, así, vastos territorios con poblaciones importantes a merced de Castilla. Las distintas villas afectadas pidieron ayuda a los jurados del cap i casal y estos eligieron como representante a este hombre morellano de nacimiento y vecino de Valencia después: FRANCESC DE VINATEA.

Yo me aventuraré a plantear la cuestión ante el Rey y no rogaré por mi vida y si me mata el Rey, moriré por lealtad, por lo que si yo me aventuro, vosotros, los demás jurados, bien podéis acompañarme.

Y ante el Rey, pronunció el siguiente discurso:

Me maravillo del Señor Rey y todo su Consejo, de las donaciones que ha consentido, cuando no podía separar dichas Villas del Reino de Valencia, si lo hacia Valencia no sería nada, pero ellos no consentiría dichas donaciones, las contradirían y que se maravillaba de él y de su Consejo y los llamaba traidores.

No cambiaremos de opinión, aunque me separe la cabeza del cuello, o nos mate a todos, y os prometo señor, que si yo muero no escaparan ninguno de estos que están aquí, todos morirán a espada y vos señor, y la reina y el infante Don Fernando.”

Estas palabras querías oír. — Increpó el Rey a la reina.

Señor — replicó ella— , estas palabras no las consentiría el Rey Alfonso de Castilla, nuestro hermano, porque él los degollaría a todos.

Reina, reina. Nuestro pueblo es libre y no está sojuzgado, como el pueblo de Castilla, porque ellos me tienen a mi como a Señor y nosotros a ellos como buenos vasallos y compañeros— Sentenció el Rey.

Como veis, nada que envidiar a los héroes de tierras lejanas por muchas películas que les hagan en Hollywood.

¿Y qué hay del famoso Meninfotisme? Pues que es una mentira y nosotros, los valencianistas, lo sabemos muy bien. Somos mucho más conocidos por inconformistas.

En toda España nos acusan de que nunca estamos contentos con ningún entrenador, que protestamos por todo, que no deberíamos aspirar a ser grandes… No entienden que nos afectara al tamaño de las meninges no haber ganado una Champions o dos (que las pudimos ganar cuando el todopoderoso Barcelona sólo tenía una) y que aún estamos a tiempo de ganarla antes que el Atlético de Madrid.

Por todo esto, nosotros, los valencianistas, sabemos que no somos Meninfots. Al contrario somos apasionados, somos soñadores, amamos nuestras costumbres y defendemos nuestros símbolos. ¿Conoces algún otro lugar del planeta Tierra donde se defienda y se discuta más por la receta de su plato típico? Esas cosas sólo ocurren aquí.

Así sabemos que no va a ser difícil encontrar héroes de carne y hueso que se unan a Libertad, en nuestra lucha por la democratización del Valencia C.F. Ya has dado el primer paso, entrando en nuestra web y leyendo este artículo, asóciate y participa en los debates. También puedes llegar más lejos en tu compromiso, si así lo deseas.

Necesitamos superhéroes de carne y hueso. ¿Quieres serlo tú?

Te esperamos.

AUTOR: VICENTE QUIRÓS

3 comentarios

  • Toni Gil

    No soy socio ni abonado. Ahora soy un simple aficionado más que ama al Valencia C.F. y sufre y siente impotencia por ver lo que están haciendo con ese escudo y esa historia. Que ese sentimiento, me retrotrae a momentos de mi infancia con personas que, desgraciadamente ya no están aquí. Creo que como yo habrá muchas persona que además, sientan todo esto en soledad pues no tengo personas cercanas a las que les emocione el fútbol, mi pareja, mi hijo etc. Me encantaría hablar con alguien que sienta este escudo como yo y, por ejemplo, preguntarnos porqué hay en esta ciudad, políticos, periodistas, aficionados etc que todavía defienden la gestión de Meriton o, porqué los grandes gurús del periodismo a nivel nacional callan, cuando no defienden descaradamente, el destrozo a todos los niveles que se está haciendo con un club histórico como el Valencia. Quizás piensen que si el Valencia «no está» ellos tienen más fácil lograr sus objetivos. Dicen que la grandeza de las personas además de por otras muchas cosas se mide por la grandeza de sus enemigos, en este caso sería aplicable, en mi opinión, también a la grandeza de los equipos. Para finalizar voy a dejaros un pensamiento que sé que es utópico en esta sociedad en la que vivimos. Os imagináis que el resto de equipos coadyuvara a que se le deje de hacer daño de una manera tan rastrera e interesada abocando, poco a poco, a este club a una muerte lenta y cruel si nadie lo remedia en lugar de mirar para otro lado y congratularse de este cáncer que es para los que amamos al Valencia, Meriton?. Lo sé, pese a mi edad sigo siendo un niño, aqué que iba a Mestalla de la mano de su tio o de su padre, en una general de pie toldeada de paraguas negros bajo la lluvia y que disfrutaba silbando la salida al campo del R. Madrid antes de deshacerse las manos aplaudiendo cuando era el Valencia el que saltaba al césped. Bueno, un saludo y si alguien me ha leído….muchas gracias.

    • Somos y seremos grandes Toni, la grandeza de un club se mide por el sentimiento de su afición. Yo al igual que tú, no tengo gente cercana con quien compartir mi pasión por el VCF, y eso hace estos momentos un poco mas difíciles, aun así, siempre orgulloso del escudo de mi equipo.
      Un abrazo desde La Rioja.

    • Hoy la gestión de Meritón , apenas la defienden , con la boca pequeña , los que están sometidos a la necesidad de unos beneficios, en modo de salario ó subvención, y muy pocos más. Claro que nos imaginamos que el mundo del futbol en su conjunto debe ayudar al Valencia, es un histórico uno de los grandes clubs de Europa y su desaparición también es responsabilidad de ellos, Pero nadie va a venir si no les llamamos, tenemos qjue mover el avispero. En Libertad trabajamos para ello, ya hmos avanzado un buen trecho, asociate y colabora . Este Sábado esperamos dar un gran paso con la manifestación convocada. AMUNT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *