DE AFICIONADO PASIVO A ACTIVISTA DE LIBERTAD VCF

Por David Gunha.

Muchas personas aficionadas al Valencia CF ven a los socios más activos de Libertad VCF con cierta distancia y recelo, cediendo la iniciativa de la defensa del Club pensando que hay intereses ocultos, ya sean personales, económicos o sociales, en aquellos que han tenido la voluntad de organizarse para intentar que el Valencia CF no desaparezca.

Desde estas líneas voy a tratar de contar brevemente mi proceso evolutivo desde la venta de la mayoría accionarial como aficionado pasivo a activista de Libertad VCF, a través de estas fases:

ESCEPTICISMO – ILUSIÓN – DESCONCIERTO – FELICIDAD – ENFADO – DESAPEGO – ACTIVISMO

Mestalla es y será nuestra casa: la de los valencianistas

1º.- La llegada de Peter Lim y Meriton al Valencia la recibí con escepticismo; no recuerdo que me ilusionara la venta de mi Club a una persona ajena al mundo del fútbol y tan lejana a nuestra forma de sociedad. Tampoco estaba en contra. Estaba expectante a ver que ocurría.

2º.- Tras la primera temporada completa bajo la gestión de Meriton, me invadió la ilusión. Habíamos clasificado para Champios League y la cosa pintaba bien. Se armó un buen equipo. 

3º.- Las siguientes temporadas fueron complejas, sin un proyecto deportivo, dando bandazos con entrenadores antagonistas que no merecían nuestro banquillo. En la parte social y económica tampoco había un proyecto claro: la deuda no mejoraba, no se reanudaban las obras del nuevo estadio, etc. Fueron años de desconcierto como aficionado.

4º.- Llegaron Mateu Alemany y Marcelino (M&M), y en sólo dos temporadas volvieron a relanzar deportivamente a nuestro Club: clasificamos para Champions las dos temporadas y fuimos Campeones de Copa el año del Centenario. Además la gestión social y económica mejoró. No se podía pedir más: felicidad absoluta.

5º.- Por motivos inexplicables, y desde cualquier punto de vista de forma dañina para nuestro Club, Peter Lim decidió prescindir de la doble M. En mi caso, como el de miles de valencianistas, supuso un enfado absoluto. No recuerdo tener mayor cabreo por temas futbolísticos.

6º.- Llega una época de no querer saber nada del Valencia CF y de su entorno, de no querer ver sus partidos. El desapego con el Club era total. Recuerdo que fue un momento donde, bajo mi punto de vista, se cayeron muchas caretas y donde comenzamos a ver lo que realmente estaba ocurriendo en el Club: donde antes había sospechas, ahora había certezas.

7º.- ¿Qué podía hacer? ¿Cambiar de equipo? ¿De deporte? Lo intenté, pero mi amor por el Valencia CF me hizo reflexionar y entender que, aunque fuera un simple aficionado, un accionista muy minoritario, el Valencia CF era tan mio (o más) como puede llegar a ser del máximo accionista. Decidí que era el momento de pasar a la acción, de pelear y defender al Valencia CF. Era el momento del activismo.

Los aficionados debemos saltar a nuestro terreno de juego y disputar el partido que nos corresponde

Por suerte encontré a la Asociación Libertad VCF, lo que me permitió canalizar este activismo, donde hay un grupo de personas que piensan como yo y que nos permite organizarnos. Un grupo de personas que se deja su tiempo de ocio, su tiempo familiar, su esfuerzo físico y mental, y en ocasiones hasta su dinero, por organizar y mantener viva la lucha del valencianismo.

Pero hay que tener claro una cosa: Libertad VCF somos todos aquellos aficionados que han elegido la lucha como medio de defensa del Valencia CF, todas aquellas personas que quieran cambiar la actual situación del Club deben movilizarse, deben pasar de ser un aficionado pasivo a ser un activista de Libertad VCF. No podemos esperar y pensar que va a venir otra persona a darnos la idea o a materializarla: hay que dar un paso al frente y decir:

Yo soy Libertad VCF!!!!

Yo soy Valencia CF!!!!

David Gunha.

Socio y accionista VCF.

Socio Libertad VCF

2 comentarios

  • Rafa

    Hola soy Rafa y era para comentarte que yo me he quedado anclado en tu punto número 6 y llevo un año y lo que va de este sin ver a mi Valencia por culpa de los “dirigentes” que nos mal dirigen y no sé cómo cambiar mi actitud, solo quiero que se vayan, gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.